El pequeño poni: el drama social del acoso escolar

El pequeño poni
Fuente: http://www.teatrobellasartes.es/

Título: El pequeño poni

Reparto: María Adánez y Roberto Enríquez

Dirección: Luis Luque

Texto: Paco Bezerra

Duración: 80 min apróx.

Género: Thriller

Valoración: opinion opinion opinion opinion opinión

El bullying o acoso escolar es, por desgracia, una lacra que siguen sufriendo muchos niños y niñas quienes son atacados por el simple hecho de ser “diferentes”. Y es que parece que en esta hipócrita y acomplejada sociedad actual, quien se “sale de lo normal” no tiene derecho a llevar una vida tranquila y feliz.

Me gusta el teatro por muchos motivos, sobre todo cuando actúa como altavoz de las injusticias y “golpeador” de conciencias. Y así ocurre en la obra de la que os voy a hablar hoy: El pequeño poni.

Esta obra está inspirada en el caso de un niño de EE.UU que sufrió ataques físicos y verbales en su escuela por el hecho de llevar colgada una mochila de la serie de dibujos animados My Little Pony. En contra de lo que pudiera pensarse, la dirección de la escuela en vez de defender y ayudar al niño, consideró que el problema era la mochila y le acusó de “disrupción en el aula”.

En El pequeño poni ese niño es Luismi, tiene 10 años y no aparece físicamente en la obra. Sin embargo su sufrimiento es palpable al no sentirse comprendido ni por sus compañeros, ni por el centro escolar, e incluso, ni por su familia. El hecho de ser “diferente” a los ojos de la sociedad hace de su infancia una pesadilla.

Sus padres, Jaime e Irene, no se ponen de acuerdo sobre cómo actuar. Desde que era pequeño Luismi se comportaba de una “manera particular”, pero ellos no querían darse cuenta y rectificaban al niño ciertas conductas. Se debaten entre protegerle en exceso o convertirle en un “ser normal”. Sus miedos, dudas y el tomarse la justicia por su mano no ayudan a resolver la situación.

Este texto es una bofetada a todos los adultos, a todos los que de una manera u otra continúan alimentando la exclusión y persecución al diferente. Todos somos responsables. Familia, escuela, medios de comunicación y la sociedad en sí, siguen transmitiendo unos valores que las futuras generaciones reproducen en sus modelos de conducta. Educar en el respeto a los demás es una labor de todos y que empieza primero en casa.

El pequeño poni es una obra necesaria, por lo que transmite, por la reflexión que deja y por “sacarnos los colores”. Además su puesta en escena está muy bien pensada. El escenario nos lleva a una salita de la casa, un hogar que poco a poco parece una cárcel para Luismi. Los efectos visuales nos hacen meternos de lleno en el interior del niño, en cómo se siente y evoluciona su personaje.

La guinda al pastel la ponen las actuaciones de Roberto Enríquez y María Adánez, él soberbio, está impecable y ella se mantiene a la altura de este complicado texto. Ambos forman un buen tándem interpretativo.

Podría contar muchas más cosas de esta obra, sin embargo para finalizar me voy a quedar con una frase dicha durante la función y que resume muy bien el sentido de El pequeño poni. Decía algo así: “Por mucho que podes un rosal, nunca van a salir jazmines, de sus tallos seguirán saliendo rosas…”

Si os gusta el teatro que deja “huella” os aconsejo que vayáis a ver esta obra, saldréis con una “mochila” cargada de tolerancia y respeto hacia los demás.

El pequeño poni estará en el teatro Bellas Artes de Madrid hasta el próximo 16 de octubre.

Anuncios

3 comentarios

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión / Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión / Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión / Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión / Cambiar )

Conectando a %s